Toda marca debe adaptarse según el tiempo y espacio, en esta ocasión se enfrentan con una problemática un tanto más compleja.  

¿Cómo incrementar las ventas mientras miles de personas no salen de sus hogares y peor aún, algunos otros pierden sus empleos? 

Diversas empresas han tenido que desarrollarse y mejorar sus plataformas digitales remplazando temporalmente los puntos de venta físicos, algo que en México era poco común. 

La respuesta ante esto fue sencilla pero un poco tardada en florecer. Comprar en línea, descuentos exclusivos mediante dichas plataformas y aumentar la publicidad en redes sociales, una táctica que ha ganado mucha popularidad, así como números positivos. 

En el 2019 las transacciones de ventas online en el país fueron de tan solo 2.6 mil millones de pesos.  

Apuleya Pons, la subdirectora de Desarrollo Empresarial de la Sedeco, dijo que, ante la nueva normalidad, los consumidores recurren con mayor frecuencia a las compras en línea. Se adelantó en hasta dos años las acciones en este rubro, cerca de los 6.9 mil millones de pesos en tan solo el 2020. 

La funcionaria comenta que el consumo online modificó el mercado de todos los sectores. Destacó que ahora el consumidor tiene más confianza en las compras por internet que antes de que iniciara la cuarentena.  

En la semana del 23 de marzo, el crecimiento de ventas online pasó de 49% a 54% comparado con la primera semana del 2020, mientras que, en abril, conforme las tiendas físicas cerraron, se registró un incremento de 104%. 

Pasar la mayoría del tiempo conectado a dispositivos móviles, ver recurrentemente anuncios en redes sociales con sus respectivos descuentos o envíos gratuitos al completar cierta cantidad de productos comprados, son algunas de las razones por las cuales la economía digital ha crecido exponencialmente.  

De la misma manera el principal público consumidor va de la generación z hasta los millenials que se han reconocido por su hábil manejo de la tecnología, por lo que esto facilita al mercado. Así como los babyboomers que cada vez aceptan más este mundo digital. 

Al mismo tiempo Oliver Aguilar, analista de consumo de IDC, expresa que el sector está en crecimiento, pero uno de los retos que presenta es la logística y que los tiempos de entrega de los productos podrían triplicarse, afectando directamente la experiencia de compra.  

Estos tiempos varían, desde los 3 días hábiles hasta un mes, dependiendo desde qué parte del mundo se hagan las compras. El comercio en línea no solo ha beneficiado a las empresas proveedoras, si no a las empresas de entrega, aumentando trabajos y reactivando la economía mexicana.  

Eric Pérez Grovas, presidente de la Asociación Mexicana de Venta en Línea (AMVO) dijo “Mucha gente está ya empezando a comprar por eCommerce por necesidad, por lo menos en el tema de alimentos y medicinas y lo que sabemos por experiencias como el Hot Sale es que cuando compras por primera vez en línea en México ya se vuelven usuarios recurrentes, por lo que no tengo duda que estos compradores que ha traído el encierro se van a quedar”. 

Ana Román 

Copy Jr. 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *