Aficionados en redes

¿Qué es un aficionado en el mundo del futbol?

En el futbol los fanáticos son lo más importante, inclusive más que el equipo en sí, sin afición no hay juego, no hay equipo, no hay afinidad ni visibilidad hacia los demás.

Pero, ¿qué es la afición? ¿Es un grupo de personas que grita, llora y se emociona en el estadio? ¿Es una comunidad en redes sociales que comparte imágenes, comenta el partido y se pelea con otros aficionados acerca de cuál equipo es el mejor? ¿Es la familia que se reúne los domingos para hacer una comida o la famosa “carnita asada” y emocionarse en un entorno cerrado? Pues no, es más que eso y en el mundo de la comunicación, las relaciones públicas y las redes sociales, los fans son los que marcan el rumbo de la conversación, de las ventas y del posicionamiento e imagen pública del mismo.

Un aficionado no es igual para todos, inclusive dentro del mismo club pueden existir hasta 6 tipos de personalidades. Pongamos un caso donde el “Club X” es un equipo con historia amplia, identidad propia, mercadotecnia definida, posicionamiento geográfico especifico y una gran cantidad de seguidores. Debido a sus números, la percepción ante los demás conjuntos, posición en liga, entre otras cosas, pareciera que todo está bien en este equipo, sin embargo, no es así.

De acuerdo con un análisis cuantitativo y cualitativo realizado por el equipo de Analytics de StreamicsLab, los aficionados se dividen entre el aficionado exigente, paranoide, casual y el guerrero que, para efectos de este equipo, era el perfil del aficionado ideal.

Los distintos tipos de seguidores:

  • El aficionado exigente y paranoide: son agresivos, por lo general son los que generan un ambiente hostil en los partidos, se pelean con los entusiastas de otros equipos, piden más a su equipo de manera ruda y consideran que los “otros” están en su contra generando un sentimiento de odio en la conversación negativa para el equipo.
  • El aficionado casual: aquel que no es 100% afín al club, comenta de vez en cuando, pocas veces va a los partidos en los estadios y tiene poco producto de la marca.
  • El aficionado ideal: son los más afínes al equipo, en sus redes sociales hablan de los jugadores con respeto, alientan al club, son los que constantemente van a los partidos o realizan reuniones para verlo. Su forma de hablar es pacifica, pero se caracteriza por ser fuerte y constante, podrán perder el torneo, sin embargo, siempre se muestran firmes y al “pie del cañón” con los mismos.

En materia de Mercadotecnia y ventas se podría decir que todos los aficionados tienen la misma importancia ya que venden, consumen y hablan acerca del club, pero esto no es así. En un mundo utópico, los aficionados ideales serían todos, sin embargo, en realidad solo forman parte del 20% y 30% de su conversación.

Redireccionando la conversación

Para optimizar los contenidos relacionados al equipo y convertir estos aficionados (exigente y paranoide) en ideales, es necesario cambiar el curso de la conversación. Se debe transformar a aquellos que generan conversación negativa en fanáticos que consumen, hablan, difunden y crean emociones positivas hacia el equipo para que, de esta manera, se logre crear una comunidad que impulse a toda la agrupación y la motive mientras crea una afinidad y un arraigo emocional fuerte para lograr una trascendencia entre generaciones, algo que era común en de los clubes mexicanos.

¿Cómo se logra esto esto? Para modificar la conversación es necesario buscar los elementos que tienen en común los aficionados. Estos elementos para el Equipo X fueron lucha, familia y amor. Derivado de esto se creó una estrategia llamada “Familia X” que promovía una conversación de “aliento, lucha, amor y apoyo” que girara en torno al equipo durante seis meses. Después de un semestre se empezaron a notar cambios notables entre los aficionados, mostrando la unión y afiliación que tenían hacia el club.

Cuando se redirecciona la conversación en una comunidad hay que analizar las variables externas que pueden no ir con los lineamientos de nuestra estrategia; estas variantes son puntos de crisis comunes en el futbol (la perdida de un torneo, el cambio de director técnico, etc.), por lo tanto, deben ser tomadas en cuenta, ya que así nos dará una cobertura más amplia.

El mundo del futbol es un lugar al que, aunque parezca ser muy explotado en materia analítica y comunicacional, todavía le falta mucho por alcanzar un desarrollo completo.

-Eréndira Vega

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *