Diferencias entre marketing político, electoral y digital

¿Alguna vez te has puesto a pensar, cuántas veces has escuchado hablar de marketing político? ¿Serán las mismas veces que escuchaste el término marketing electoral?

Aprender a diferenciar uno del otro nos ayudará a desarrollar mejores estrategias de comunicación y lograr resultados acordes a nuestros objetivos, podemos tener ante nosotros la “mejor” estrategia política digital, pero si nuestra meta es ganar unas elecciones tal vez nos quedemos lejos de nuestro objetivo solo por no tener la estrategia electoral adecuada.

¿Qué es el marketing electoral?

Es una herramienta de la mercadotecnia política a la que se acude solo cuando es época de elecciones. Tiene un objetivo muy claro -ganar elecciones-, estas pueden ser políticas, sindicales o de una asociación, por tanto, tiene un momento inicial y uno final –que coincide con el recuento de los votos–.

¿Qué es el marketing político?

El marketing político es un espectro muy amplio y variado donde caben muchas prácticas, teorías, técnicas y métodos para que las organizaciones políticas puedan acercarse y entender a su mercado electoral y de esta manera dirigirse a él con mayor eficacia. Lo fundamental en esta clase de marketing es la investigación, la estrategia y la comunicación política porque nos permite establecer las bases para fidelizar a los electores a través del convencimiento de la importancia y utilidad del voto durante y después del período electoral.

Marketing político digital y su impacto en los usuarios.

El marketing político digital irrumpió con mucha fuerza y ahora es una herramienta imprescindible. Va más allá de promover candidatos y partidos políticos busca estrechar la relación entre el electorado y el candidato, un gobierno, un partido o un grupo político construyendo una imagen política sólida, que transmita confianza y seguridad, a fin de conquistar la aceptación y la simpatía del mercado electoral.

Para nadie debería ser una sorpresa decir que el debate y la opinión pública sobre temas políticos tiene el día de hoy mayor presencia y fuerza en redes sociales. Cambiamos nuestra forma de comunicarnos, encontramos en estas herramientas formas y métodos que nos dan la posibilidad de llegar a un público más amplio e incluso desconocido.

Los partidos políticos y sus líderes no son ajenos a esta situación y plataformas como Twitter, Facebook o Instagram les permitieron interactuar con la ciudadanía. Aquellos partidos que han entendido que no solo se trata de que “me vean” y “me lean” sino de conversar y “leer al ciudadano” han desarrollado estrategias exitosas que se traducen en una mayor aceptación de las plataformas políticas que encabezan.

Es aún muy común que al trazar una estrategia política-digital se obvie que no todas las plataformas digitales tienen el mismo impacto y el mismo público, cada plataforma requiere de una atención y estrategias distintas y dentro de cada una podemos buscar audiencias personalizadas para que nuestros mensajes logren mayor aceptación y tengan un impacto positivo.

Mucho antes de iniciar el trazo de cualquier estrategia digital, sobre todo tratándose de política es necesario estudiar los comportamientos de los usuarios en Internet y en redes sociales, esto nos ayudará a dirigirnos con mayor precisión a nuestro público meta, nos permitirá llegar a audiencias muy segmentadas y con objetivos claros, nos llevará indudablemente por un camino mucho más sencillo de transitar.

-Gerardo Flores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *