La era digital y la educación

En StreamicsLab, nuestro trabajo diario incluye el monitoreo, consulta y análisis de las redes sociales y medios digitales, sin embargo, quiero escribir este artículo como padre de familia, como padre de un menor de 9 años, en una era en la que la educación no estaba lista para este salto y arrastra defectos provenientes de la tradición y, principalmente, de la costumbre.

No demerito la respuesta que intentan dar las autoridades educativas de distintos colegios, sin embargo, este artículo pretende señalar los aspectos que aún necesitan trasladarse desde la tecnología a la educación.

Como usuario y diseñador de experiencias educativas online, considero que una de las ventajas de este tipo de educación es la asincronía, es decir, que no requiere que el facilitador y el estudiante sincronicen horarios para la clase, sino que ésta ya existe en la red y el interesado puede acceder a ella en cualquier momento, según las necesidades y la conveniencia del usuario, ya sea a mediodía o a las 3 de la mañana.

No obstante, veo que algunas instituciones educativas, ávidas de mostrar y evidenciar el trabajo y disposición incuestionable de los docentes, buscan ofrecer clases en tiempo real, lo que si bien ayuda para fines psicológicos y de socialización, no coadyuva realmente a facilitar los procesos educativos por los siguientes motivos:

  • La infraestructura técnica de las instituciones no estaba lista. Si bien existe toda la disposición para el uso de la tecnología, no existía la necesidad real para su uso habitual, lo que explica un bajo nivel de capacitación y experiencia de los docentes en el uso de plataformas digitales, mucho menos de los niños.
  • El ancho de banda no era el ideal para el uso óptimo de plataformas digitales. Este punto ha ido cambiando en el transcurso de los días y parece mejorar según avanza el tiempo.
  • La necesidad de adaptación en muy poco tiempo. Para usuarios y docentes menores de cincuenta años, el uso de este tipo de tecnologías no les es nuevo ni desconocido. Pero cuando a un facilitador de mayor edad se le solicita que se vuelva un experto en plataformas digitales de un día para otro, seguramente existirán retrasos y dificultades.
  • El tiempo es finito y para padres haciendo home office resulta complejo supervisar actividades académicas de los hijos a la par que ejecutan sus actividades laborales propias. Este punto nos enseña la loable labor del docente y cómo su trabajo es vital para el sano desarrollo de nuestros hijos, así como de la operación de la maquinaria económica contemporánea.

Mientras la cuarentena continua, permanece también la imperante obligación de mantener las actividades laborales, y fomentar nuestras habilidades digitales para este y los nuevos tiempos que se avecinan, para ello recomiendo la consulta y seguimiento a cursos online. Existen distintas plataformas, algunas incluso gratuitas, con una amplia oferta de temas, lo que permitirá la adquisición de nuevas habilidades profesionales y, la buscada adaptación a la era digital.

-Erick Alejandro Campos Jasso

One Response

  1. https://waterfallmagazine.com
    This design is incredible! You obviously know how
    to keep a reader amused. Between your wit and your videos, I was almost
    moved to start my own blog (well, almost…HaHa!) Fantastic job.
    I really loved what you had to say, and more than that, how you
    presented it. Too cool!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *